Seguidores

viernes, 11 de noviembre de 2011

MARAVILLOSAS RISAS

No sé si serán sensaciones mías, pero tengo la impresión que cada vez nos reímos menos. Hace treinta o cuarenta años, que es de cuando yo os puedo hablar,  teníamos un plantel de humoristas que nos parecían fantásticos.
 El epicentro del cotidiano entretenimiento era, al igual que hoy día, la televisión. Creo que cada vez hay menos programación con humor. Este ha sido desplazado por entretenimiento basura, periodismo rosa, amarillo o morado. Y política, mucha política. Debates a tutiplén y a todas horas donde "analistas" desmigan la actualidad. Series españolas de supuesto humor con guiones soeces y de pésima calidad. Si acaso algún que otro programa de monólogos que aburren a las ovejas.
Había, hace tiempo, humoristas, cuentachistes o cómicos por doquier. Unos me podían gustar mas, a otros, sin embargo, nunca les encontré la gracia.
 Una interminable lista de actores cómicos de los que, a bote pronto destacaría a Manolo Gomez Bur, Quique Camoiras, el trío Zori, Santos y Codeso, José Sazatornil, Manolo Morán, Lina Morgan, Mary Santpere, Tony Leblanc, el  -para mí- grandioso, Antonio Garisa, José Luis Ozores, Manolo Morán, José Luis López Vázquez, Alfonso del Real, Juanito Navarro, Rafaela Aparicio, Gracita Morales, Alfredo Landa, José Sacristán, Cassen, Pajares y Esteso...todos ellos merecedores de futuras entradas en este blog.
Me acuerdo de "Los hermanos Calatrava". Característico dúo de hermanos en la vida real en el que uno hacía de "guapo", el punto serio de la pareja, y el otro hacía de "feo" (su físico ayudaba un montón). La pareja Tip y Coll, Arevalo, Manolo de Vega, Pepe da Rosa y mas recientemente, el dúo Martes y trece disuelto hace ya catorce años, el impertérrito Eugenio, el dúo Sacapuntas...
En cuanto al humor gráfico, teníamos la publicación de la revista "La codorniz", en la que  firmaban Mingote, Chumy Chumez, Angel Palomino, Gila.
 Creo que antes estábamos mas dispuestos a la risotada, a contar chistes. El humor era mas refinado, mas agudo y tenía que serlo por la celebérrima censura.

3 comentarios:

  1. Yo soy incondicional de Garisa, si es que no le hacía falta ni abrir la boca. Qué poco queda de aquello.

    ResponderEliminar