Seguidores

lunes, 13 de diciembre de 2010

QUINA SANTA CATALINA


En estos tiempos modernos que corren, las instituciones gubernamentales -¡Qué palabro postmoderno!- parece que andan muy preocupadas por nuestra salud. Ya no hay, por imperativo legal, anuncios de tabaco. ¡Aquellos anuncios de Marlboro de las praderas americanas con los vaqueros al calor de una hoguera!. Ni en televisión, ni en vallas publicitarias, ni en los coches de fórmuna 1...

Con el alcohol pasa tres cuartos de lo mismo. Son continuas las campañas de prevención del alcoholismo destinadas a los jóvenes y las jóvenas y, paradójicamente, el consumo compulsivo de alcohol aumenta día a día entre la chiquillería. (¡Coño, el pareado!)

A nuestro cojonudísimo y hermafrodita ministerio de salud le deberían preocupar los datos de consumo abusivo de alcohol: el 18,4% de la población se ha emborrachado "hasta diez veces" en el último año, (14,0% de hace tres años), y el 14,9% se ha dado un atracón de alcohol al menos una vez en los últimos 30 días (12,6% en 2007).

Corren tiempos muy distintos a cuando yo era pequeño. En aquella entonces era muy habitual que mi madre me diera un aperitivito antes de comer, sobre todo cuando andaba yo un tanto desganado. El aperitivo en cuestión consistía en un puñadito de almendras y un basito de quina. ¡Oleee!.

¡Quina para los niños!. Un vino dulce (que creo alcanza los 15º) que abre el apetito. Si lo decía hasta la canción del anuncio. No recuerdo bien si era algo así:


Queremos quina Santa Catalina

que es medicina y es golosina...


El caso es que era una costumbre generalizada en todos los hogares de España y no aprecio que entre los de mi generación nos hayamos vuelto todos unos alcohólicos.

Graciosa era también la etiqueta de la botella. Es ahora que la vuelvo a ver detenidamente cuando me doy cuenta de lo mona y guapa que era la monja de la imagen.
Yo no bebo ni una gota de alcohol pero hoy mismo me voy a dar el capricho de comprarme una botella de quina Santa Catalina, para tenerla en casa, por añoranza, por recordar el olor y el sabor de la cocina de mi madre de aquellos maravillosos años.
¿Os imagináis que ahora voy y me hago alcohólico de la quina?.

15 comentarios:

  1. pues no habia oido hablar de esta bebida,pero si se sigue vendiendo merece la pena probarlo.
    aunque si los progres estos ven que de pequeño te daban eso te ponen a parir,jeje.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Hay abuenos que dicen, "Con Franco vivíamos mejor" y es evidente, se vive mejor con 20 años que con 80. :-).
    En fin, yo soy progre y le he comprado una botella de quina a mi madre, y se la compraría a mi hijo si eso le ayudase en su salud, creo que tu comentario habla por sí solo, te has forjado una idea de los progres, pero no te preguntas a quien le debes el derecho a las bajas laborales, a las vacaciones retribuidas o los días de asuntos propios y el médico "gratuito" ¿Son invento de Franco?...El médico gratuito, que tanto usamos, es invento de la revolución de 1917. (os guste o no), y que ahora vosotros disfrutáis.
    Saludos Progres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la Seguridad Social la hizo Girón, ministro de... FRANCO

      Eliminar
  3. El médico gratuito? Donde? Por que yo pago de SS un h. Y si junto lo que le descuentan a mi mujer mas lo que paga la empresa entonces un docena de h..Pues con Franco era difícil que te despidieran pero ahora Ja Ja.

    ResponderEliminar
  4. A mí me la daba mi madre antes de dormir, para que me abriera el apetito por la mañana.
    Dormía den tirón, eso sí :) .

    ResponderEliminar
  5. A mí me la daba mi madre antes de dormir, para que me abriera el apetito por la mañana.
    Dormía den tirón, eso sí :) .

    ResponderEliminar
  6. Mi madre me daba esta bebida con un yema de huevo, ahora lo comento y a la gente les parece aun barbaridad, como dice el articulo a mis años solo una vez me emborrache y solo para saber lo que eso era, ahora hasta los niños se embriagan y los padre no pueden hacer nada porque se les ha quitado la autoridad sobre sus hijos

    ResponderEliminar
  7. Mi madre me daba esta bebida con un yema de huevo, ahora lo comento y a la gente les parece aun barbaridad, como dice el articulo a mis años solo una vez me emborrache y solo para saber lo que eso era, ahora hasta los niños se embriagan y los padre no pueden hacer nada porque se les ha quitado la autoridad sobre sus hijos

    ResponderEliminar
  8. Es cierto,nos criamos sanos y sin alergias,mi madre me la daba con una yema de huevo y azúcar.A propósito,el médico y hospital gratuito para todos los ciudadanos,ya existía en tiempos de Franco.Al César lo que es del César.

    ResponderEliminar
  9. Franco implantó en España una imitación del seguro médico existente en otros paises desde hacía años. Posiblemente el ultimo país europeo en implantarla fue España. Y no total. El dentista, por ejemplo....

    ResponderEliminar
  10. Franco implantó en España una imitación del seguro médico existente en otros paises desde hacía años. Posiblemente el ultimo país europeo en implantarla fue España. Y no total. El dentista, por ejemplo....

    ResponderEliminar
  11. De pequeña era flacucha e inapetente. Mi madre me daba quina con yema batida xon azucar. Jamas he probado el alcohol de mayor. No me gusta. Pero creo q fue un gran imvento en ese momento para las madres desesperadas. Hoy estoy sana como una manzana...asi q no fue el asunto tan terrible.. creo q en la actualidad hay q cosas q se sacan fuera del contexto de la epoca.Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  12. Es mas, nunca olvidare con la ilusion q iba a casa de mi abuela, a merendar galletas untadas en moscatel. Todo un lujo y mi abuela tan contenta!!!

    ResponderEliminar
  13. Tenemos q dejar de politizar las cosas ya esta bien. Q nos dejen en paz para poder usar nuestro querido sentido comun, ya q nos han demostrado q ellos no tienen.

    ResponderEliminar
  14. Vaso o vasito no se escriben con "b" de burro. Olé
    "El aperitivo en cuestión consistía en un puñadito de almendras y un basito de quina. ¡Oleee!"

    ResponderEliminar